Qué otra mascota puede tener un vampiro?

Bienvenido

Bienvenido al blog de El Conde. En este espacio encontrará el reflejo de obscuras obsesiones, fuente y matriz que impulsan estas historias.
Historias de amores, de agonías, de ese absurdo que surge de la fusión entre realidad y las ideas.

domingo, 28 de marzo de 2010

PERRO

Hay días en los que se me escapa la tristeza de su encierro. Son esos días en los que la primera palabra que pronuncio es tu noMbre, que es la llave de la jaula de mis días circulares. Son jornadas enteras de llorar lento, en silencio y hacia dentro. Todo se ve igual de verde, la oscuridad está en Mi garganta. Me atraviesan las horas y casi siempre, por la tarde, cuando se acerca la noche, llega la tormenta, una igual A la de la primera noche que estuviste sólo conmigo, exactamente la misma, trueNo por trueno, sólo que no estás.
Salgo al interior de una ciUdad cerrada de puertas y ventanas. Me encuentro con la sombra de tu ausencia en cada esquina, hasta que me acostumbro y me siguE.
A esa altura soy un perro de la calle. Busco tu mano para Lamer, tu mano, mi amor, tu mano. Soy pelos de perro, patas de perro, hocico jadeante, naturaleza de perro. Cruzo las calles invisible y fugaz, hasta que en una en la que quedó tu resplandor, me detengo en el medio. Las luces se acercan y me aturden, escucho el golpe en las costillas, el dolor. En idioma de perro de la calle, un aullido con tu nombre.
Despierto en otro de mis días circulares, pero tengo cuidado de que no se me escape la llave.

El Conde

No hay comentarios:

Publicar un comentario